• Aquí vive el Software Libre, coje lo que quieras, da lo que puedas
  • Rápido, seguro, libre e increíblemente fácil de usar
  • Ubuntu: Linux para seres humanos
  • Linux es Educación. Linux es Ciencia
  • Ubuntu es diseño, Ubuntu es innovación
  • Keep calm and enjoy Ubuntu
  • Trata tu teclado como se merece con Ubuntu
  • pf-kernel para Ubuntu
  • Convierte tu iMac en un ordenador de verdad
  • La libertad no es poder elegir entre unas pocas opciones impuestas
  • Software libre, para una sociedad libre

Asus NO es tu amigo (o cómo me engañaron como a un chino)

Entrada escrita por: Francisco Javier Teruelo de Luis
En el año 2012 en mi centro rompimos la línea de compras de ultraportátiles para los alumnos; abandonamos Toshiba (precios caros, problemas para la instalación de Línux,... qué os voy a contar que ya no sepáis). Ese año elegimos el modelo Asus Eee Seashell CX1015. No era tan cómodo para trabajar como el Toshiba (el teclado era más pequeño), la gráfica daba algún lío pero respondía bien. Además, nos ofrecían máquinas ya con Ubuntu, sin estar pagando licencias innecesarias.

La clavija de alimentación.

Apenas en dos años nos empezamos a encontrar con historias: la clavija de alimentación era tipo Nokia (fina como un cabello y larga) y en manos de los alumnos tendía a doblarse... Mala suerte.


Eso era un problema menor, pero empezó a haber un problema grave de carga de los equipos, también a partir de los dos años; no tengo costumbre de usar vídeos pero quiero que veáis esto:



 
¿Se ve claro? Cuarenta segundos, ni más ni menos. Los transformadores estaban tan apurados para reducir gastos que al primer problema son incapaces de sostener ya no la alimentación de la máquina, sino la simple carga de la batería. ¿Sabéis cuánto vale un transformador oficial Asus de ese modelo? Sesenta euros. Actualmente me deben quedar diez de ellos en servicio, el resto han sido substituídos por clónicos con la clavija aún más larga y con aumento directo del problema original.

Aún así, la máquina era razonablemente buena, con 320 GB de disco y 2 GB de RAM; 32 bits pero puede seguir en funcionamiento con una 14.04 actualizada con nucleo de 16.04... aunque empieza a estar forzada.

El remate: No hace demasiado una de las máquinas murió. Irreparable. Cinco años de uso intensivo por manos adolescentes diferentes cada hora, no está mal. En mi línea, la desmonté para dar la pantalla a la casa donde pido las reparaciones que no atrevo a hacer como recambio -no me atrevo a cambiar una pantalla de portatil, luego me sobrarán piezas-.

Para mis piezas, pues pensé quedarme el disco duro, la antena wi-fi y la memoria. Una placa de 2 GB de portatil siempre va bien. La abrí y me encontré con ésto...

Ampliad la imagen si os va bien. Mirad la etiqueta verde. Dice algo como 1011CX... ¿Perdón? ¿No era un 1015CX? Ya sé cómo van las series y revisiones de maquinaria, pero esto no está documentado en ninguna parte de ningún manual.
Pero el mosqueo sigue. Mirad encima de la etiqueta, esas cuatro pastillas negras. ¿Sabéis qué son? Sólo una sugerencia, no existe ningún slot para la memoria...

¡Premio! La memoria está integrada en placa. Imaginad, por un momento, que quiero seguir trabajando con ellas pero he de pasar a 4 GB porque es necesario para gráfica, sonido, sistema,... lo que sea. ¿Cómo lo hago? De ninguna manera. Estoy bloqueado. Me han colado una tablet como si fuera un portatil.

De lo siguiente no guardé imagen, pero puedo asumir que sabéis cómo es la placa de una antena wi-fi ¿verdad? Siempre había visto dos cables que son los que generan la espira en el borde de la pantalla y hace de antena; habitualmente uno blanco y uno negro. Pues aquí no.

Sólo hay un cable; supongo que debe ser de tipo coaxial -no deja de ser una antena- e incluir las dos tomas, pero sólo se pincha un conector. En otras palabras, sólo sirve para sus máquinas.

La máquina es buena, y la tendré en servicio mientras pueda mantener versiones de 32 bits útiles, pero la verdad es que me la colaron de lleno y era imposible saberlo sin desmontar una.

Por cierto, habéis visto cuándo empezaron a fallar los "consumibles", ¿verdad? ¡Qué coincidencia! ¿Dos años no era el límite de la garantía? ¿La máquina sigue sin problemas y los consumibles empiezan a fallar? ¿Soy al único a quien le apesta? ¿Os suena el concepto de obsolescencia programada?

En fin, hasta la siguiente protesta, que seguro que me encuentro con algo.

Artículos relacionados



0 comentarios: